EI NEWS #3

Los metaversos en el presente

y hacia el futuro

El metaverso es una de las catorce tecnologías que, en los próximos años, van a revolucionar el modo en que vivimos y nos relacionamos con otras personas (BofA Global Research).

Se calcula que la oportunidad de mercado para el metaverso puede alcanzar los USD 800.000 millones para 2024 (Bloomberg Intelligence).

La expansión del metaverso fortalecerá la tecnología blockchain y, en particular, el uso de criptomonedas para distintas transacciones (BofA Global Research).

«Vivimos en un mundo donde las fronteras entre lo real y virtual son cada vez más difusas».

#voces

Rodrigo Gallego, Coordinador académico de la Certificación Avanzada en Blockchain: Criptomonedas y Contratos Inteligentes.

Vivimos en un mundo donde las fronteras entre lo real y virtual son cada vez más difusas. Hasta hace poco tiempo atrás, era inimaginable que podríamos ver, en tiempo real, la vida de nuestros conocidos a través de un teléfono móvil, o conocer al amor de nuestras vidas mediante una app, participar de un juego en simultáneo con jugadores de otros países o trabajar de manera remota. Parecería que estas experiencias no van a detenerse (¡al contrario!), seguirán avanzando con propuestas cada vez más revolucionarias.

En esta evolución, el metaverso y la tecnología blockchain se presentan como las próximas estaciones. Muchas empresas de rubros muy diversos (Coca Cola, Nike, Gucci y obviamente la ex-Facebook —actualmente, Meta—) ya montaron sus oficinas en mundos virtuales o están creando sus propios metaversos. Sin embargo, aún estamos en las etapas iniciales de esta tecnología. Si su evolución continúa, tal como se espera, estaremos ante el surgimiento de experiencias más vívidas (¡mucho más!) en internet y esto podría ser revolucionario.

Si creemos que internet llegó para quedarse, ¿por qué no pensar que puede seguir evolucionando y brindar experiencias cada vez más interesantes para los usuarios? Y si ello se logra, ¿cuál es el límite de mercado cuando la mejora de un servicio (internet) —del que somos totalmente dependientes— pone en jaque las fronteras y los límites físicos que nos rodean? La respuesta breve es: no hay límite. Esta afirmación es la que motiva a las empresas y a las organizaciones que están trabajando e invirtiendo en el desarrollo de distintos metaversos. Y podemos agregar un elemento más: los metaversos podrían aprovechar la tecnología blockchain y sus primeros casos de uso, las criptomonedas, para que los usuarios realicen transacciones digitales.

Ya existen casos concretos que demuestran que la combinación de estas tecnologías es factible. Decentraland, por ejemplo, aprovecha la blockchain de Ethereum para que cada usuario —representado por un avatar— posea una billetera virtual de criptomonedas y con la moneda nativa de ese metaverso (MANA) pueda comprar parcelas de tierra, ropa, construir una casa, ir al casino (¿por qué no?), asistir a muestras de arte y hasta proponer ideas y votar en la organización de este metaverso, entre muchas otras experiencias.

Solo el paso del tiempo determinará cómo continuarán evolucionando los metaversos, pero algo es seguro: nada es estático, todo avanza y parecería que las experiencias e internet no son la excepción.

«Recién estamos comenzando a descubrir cómo el metaverso va a impactar en la economía y en la manera en que nos relacionamos».

#voces

Sebastián Machado Malbrán, Chief Product Officer de Etermax.

Recién estamos comenzando a descubrir cómo el metaverso va a impactar en la economía y en la manera en que nos relacionamos. Por ejemplo, esta tecnología favorecerá la colaboración en tiempo real como si se estuviese en un mismo espacio físico; brindará una nueva dimensión para marcas que ofrecen productos y servicios digitales y dará lugar a nuevos formatos de entretenimiento y experiencias integralmente inmersivas.

Su futuro es, definitivamente, prometedor. En efecto, para las principales compañías de tecnología, como Meta, Microsoft y Apple, por ejemplo, el metaverso ya es una prioridad.

Actualmente, nos encontramos en la etapa del ciclo de retroalimentación positiva de la tecnología, que ocurre de la siguiente manera: la inversión de este tipo de organizaciones genera interés en otros desarrolladores, quienes producen una oferta de productos mejorada y cada vez más variada. Ello, al mismo tiempo, genera más interés en los usuarios y, en última instancia, nuevas inversiones.

Si bien la adopción del metaverso aún es baja –se calculan menos de 20 millones de dispositivos vendidos al día de hoy–, su curva de crecimiento va a seguir acelerándose. Por esta razón, vale la pena detenerse y reflexionar sobre el impacto de esta tecnología y responder interrogantes de distinto orden. ¿Qué oportunidades trae el metaverso para mi organización, mi equipo, procesos o para mí personalmente? ¿Qué va a habilitar o facilitar? ¿Cuán relevante va a ser para las personas o instituciones con las que me relaciono o voy a relacionarme en un futuro? En definitiva, ¿cuál es el cambio que trae y qué oportunidades tengo para adaptarme?

 

También te puede interesar

EI NEWS #1

«La gran renuncia»

EI NEWS #2

Cómo mejorar las experiencias digitales con datos